La Amazonía está por descubrir

¿Encuentras esto de ayuda?

La palabra Amazonas transporta al visitante a la selva con su vegetación exótica y su fauna diversa.

Es toda una aventura poder transitar por un lugar al que aún la especie humana le queda incontables cosas por descubrir.

Entre los países de Sudamérica (Brasil, Bolivia, Perú, Colombia, Venezuela, Guyana, Guayana Francesa, y Surinam) que abarcan la cuenca del Amazonas se encuentra también Ecuador.

Esta selva forma parte de una de las cuatro regiones de este país conformada por un área de 120.000 Km cuadrados, donde viven muchas etnias y entre ellas algunas sin contactar.

Para visitar la región amazónica ecuatoriana hay que hacer estancia en las provincias de Sucumbíos, Orellana, Napo, Pastaza, Morona o Zamora, que son las que comprenden esta parte del país sudamericano.

Como dato interesante y curioso, allí se encuentra el Parque Nacional Yasuní, con un área de 9.820 kilómetros cuadrados en las provincias de Orellana y Pastaza, entre el río Napo y el río Curaray.

El Yasuní es una de las zonas más biodiversas, donde se cuentan unas 150 especies de anfibios, 121 de reptiles, 598 especies de aves, entre 169 (confirmadas) y 204 (estimadas) de mamíferos, y en flora se han identificado 2.113 especies y se estima que existirían alrededor de 3.100.

La Amazonía solo ha sido examinada solo en un 1 por ciento por parte de los científicos para producir medicamentos, por lo que su potencial está prácticamente desconocido.

De esta zona también se extrae todo el petróleo que se exporta en la nación andina y que es una de sus principales fuentes de ingreso y de empleo.

El turismo y la ganadería son dos actividades que dan sustento a muchas familias de la zona.

La Universidad Ikiam le da un toque especial, convirtiéndose en el laboratorio vivo más grande del planeta a disposición de sus estudiantes.

Los ríos, el chocolate y la Guayusa son sellos de la región amazónica de Ecuador.

¿Encuentras esto de ayuda?