Jóvenes, en riesgo por abuso de audífonos

20570 Gracias por tu reacción a la noticia Lo sentimos, ya has reaccionado a la noticia Something Wrong. Please try again. 3

¿Cómo te hizo sentir la noticia?

Para Michelle Dávalos es común pasar la mayor parte del día con audífonos para ver videos u oír música en su celular. Le gusta oír reguetón y está pendiente de lo que suben a YouTube las blogueras de moda.

Acaba de cumplir 18 años y aspira a convertirse en arquitecta. Lo que Michelle desconoce es que ese hábito de entretenimiento puede perjudicar su audición.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1,1 mil millones de adolescentes y adultos jóvenes corren el riesgo de padecer una pérdida auditiva por usar dispositivos de audio personales. Se suma a eso el exponerse a niveles nocivos de sonido en lugares de diversión ruidosos.

La OMS sostiene que también hay un vínculo entre la pérdida auditiva y las enfermedades cardiovasculares, el deterioro cognitivo, el trastorno del sueño y el zumbido de oídos, (tinnitus o acúfenos). Aunque Michelle afirma que más bien entretenerse así le ayuda a dormir y concentrarse.

Para los padres de Michelle, resulta preocupante ver que su hija permanece así días completos. Incluso —dicen— han tenido que prohibirle que llegue con estos dispositivos a la hora de las comidas.

Según la OMS, casi el 50 % de los adolescentes y jóvenes de 12 a 35 años en países de ingresos medianos y altos están expuestos a niveles perjudiciales de ruido por usar aparatos de audio personales y casi el 40 %, a niveles de ruido potencialmente nocivos en lugares de ocio.

¿Cuándo se vuelve peligroso?

En Ecuador, de acuerdo con la otorrinolaringóloga Paola Freire, en el Ecuador el 59 % de las personas con déficit auditivo corresponden a edades entre los 18 y 65 años. Un nivel perjudicial de ruido puede ser —para la especialista— la exposición a más de 85 decibeles (dB) durante 8 horas o 100 dB durante 15 minutos.  

Para saber si el sonido que oímos supera estos límites, Ronald Aragón y un equipo de profesionales crearon a Odín, un maniquí que posee lo más cercano a un oído humano y visibiliza los decibeles por medio de una pantalla led que cuelga en su pecho. 

La figura está fabricada de fibra de vidrio. Internamente cuenta con 2 micrófonos de alta fidelidad que forman parte del sonómetro y un dispositivo en la oreja derecha que funciona por medio de un traductor simultáneo y que permite a las personas oír tal como el muñeco.  

Odín busca motivar y concientizar a las personas, en especial niños y adolescentes, para cuidar sus oídos, evitando la exposición a ruidos muy fuertes. Si quieres más detalles, mira el siguiente video. 

 

Para evitar la pérdida de la audición, la fonoaudióloga Tatiana Calderón recomienda hacerse un chequeo anual, acudir donde el otorrinolaringólogo en caso de infecciones o dolores de oído. Si se acostumbra oír música con audífonos, usarlos a menos de la mitad del volumen máximo y preferir los que son de casco a los que entran en el conducto. / Medios Públicos (I)

También te puede interesar
20570 Gracias por tu reacción a la noticia Lo sentimos, ya has reaccionado a la noticia Something Wrong. Please try again. 3

¿Cómo te hizo sentir la noticia?

También te puede interesar