Un refugio acoge a extranjeros en su paso por Quito

¿Encuentras esto de ayuda?

Marcelino Rossi, estudiante de Periodismo Multimedios USFQ

La Gran Sabana es una casa de paso para migrantes venezolanos, ubicada en Carcelén, en el norte de Quito. Actualmente, el campamento asila a 148 personas, que en su mayoría busca acumular ingresos para dirigirse hacia Perú y reunirse con sus familiares.

Alojamiento

Frank Lira, uno de los administradores, afirma que el lugar es un centro de hidratación y descanso para quienes su objetivo es salir del país o ir a otra provincia. Además, menciona que el flujo semanal de llaneros que entran al establecimiento es de 600 personas y el límite de permanencia, en promedio, es de 5 a 7 díaspor persona, dependiendo el caso.

En las instalaciones, los residentes han adaptado dormitorios, baños y un comedor, para mejorar la estadía de los viajeros que llegan a diario; y todos se encargan del aseo y mantenimiento de los mismos.

Beneficios

Los migrantes que llegan tienen asegurada la alimentación y vivienda , esto les permite enfocarse en trabajar para conseguir los recursos necesarios y cumplir sus objetivos. "El trato es bueno, me ha ayudado económicamente, porque me han dado un techo y un plato de comida. He estado ahorrando todo el dinero que he ganado estos días en las ventas informales", expresa Gisela Rodríguez. Ella vive en la casa de paso desde hace 5 días; espera conseguir, en el transcurso de dos días, el dinero suficiente para comprar un boleto con destino a Perú y reunirse con su hijo, que se encuentra en ese país hace más de un mes.

Ayuda externa

El terreno fue entregado por una empresa privada, en comodato de dos años; a raíz que el pasado 24 de julio, los extranjeros desocuparan las instalaciones de la Terminal Terrestre de Carcelén, lugar en el que pernoctaban anteriormente, ya que en reiteradas ocasiones el terminal había solicitado su desalojo.

A lo largo del día, empresas privadas, públicas, organizaciones sociales, fundaciones y personas particulares se acercan a brindar todo tipo de donación al establecimiento, como comida, ropa, colchones, suplementos médicos, útiles de aseo, pasajes de bus, entre otros.

 
 

Mira la versión original del trabajo de Marcelino Rossi.

¿Encuentras esto de ayuda?