20/12/2018

Yurak Pacha Gullín, una mujer kichwa de voz fuerte

14812 Gracias por tu reacción a la noticia Lo sentimos, ya has reaccionado a la noticia Something Wrong. Please try again. 3

¿Cómo te hizo sentir la noticia?

Cinthya Guaña Córdova, estudiante de las carreras de Cine/Video y de Periodismo, con subespecialización de Fotografía, en la USFQ

Estudió en el Colegio de Música de Riobamba. Fundó el grupo musical femenino Yanandy. Estudió Producción Musical en la Universidad San Francisco de Quito.

Colaboró en el disco Frágil, de la ganadora del Grammy Latino Paulina Aguirre, con la canción Ñuka Kunitu.

Actualmente, aunque reside en Estados Unidos, es parte del grupo Waminsi, conformado por mujeres del pueblo Kichwa del Ecuador. Al mismo tiempo mantiene en pie su proyecto como solista.

La historia inicia con una guitarra. Yurak Pacha la heredó de su padre cuando tenía nueve años. Lo curioso es que su padre también la heredó de su padre. Así, esta guitarra se convirtió en el tesoro musical familiar de los Guillín.

Fue el padre de Pacha quien le acercó a la música enseñándole sus primeros acordes.  Después, Yurak Pacha aprendió a tocar el piano y percusión andina en cursos de música en Riobamba, a los que su padre le inscribió.

 

Sus orígenes en Chimborazo

Yurak Pacha es descendiente Kichwa, del pueblo Puruhá. Nació en Chimborazo y vivió en la ciudad hasta los 13 años.  Durante su infancia, no se sintió muy conectada con sus raíces ni con las costumbres de sus abuelos, pero todo cambió cuando Alejandro Guillín, su padre, decidió junto a su familia vivir en la comunidad.

Alejandro cuenta que cuanto se mudaron a Leon Pug, Yurak Pacha se interesó en investigar y aprender sobre la tradición de su pueblo. Aprendió a trabajar la tierra, a criar animales y a hablar Kichwa. Se conectó con todo lo que había dormido en ella durante mucho tiempo.

El gran paraje andino, la helada laguna y la tierra húmeda despertaron en Pacha el sueño que cumple ahora : juntar su habilidad musical con la responsabilidad de mantener con vida a su pueblo a través de su voz.

 

 

Hacer música en un mundo de hombres

Pacha se siente absolutamente agradecida con sus padres por haber apoyado su sueño de hacer música.

A pesar de que ellos nunca fueron un impedimento, reconoce que su entorno le hizo desistir de seguir música en la universidad. 

Por esto, se inscribió a la carrera de Antropología. Aun así, sintió que todo lo que aprendía le llevaba a la música de su pueblo.

Finalmente, su madre la animó a cambiarse de carrera para aprender lo que realmente le mueve el alma.

La creación, sus propios bordados

Pacha dice que la vanidad fue la que le llevó a confeccionar su propia ropa. A los 15 años inició bordando sus propias blusas.

Ahora, además de confeccionar la ropa que usa a diario como los vestuarios que usa para cantar, diseña por pedido para quienes quieren comprar ropa con bordados indígenas.

Su marca de ropa se llama, al igual que ella, Yurak.

 

Raíz en el nombre

Una bayeta o un rebozo es una prenda de vestir femenina hecha de algodón, lana, seda o articela.  Las mujeres indígenas de algunas zonas de América del Sur, Centroamérica y México las usan a manera de chales o incluso para cargar a sus hijos. Las bayetas son parte del atuendo de las mujeres indígenas. 

Yurak (palabra kichwa) significa blanco es español. 

La abuela de Yurak Pacha recuerda que, cuando niña, tenía una bayeta blanca con hermosos bordados de colores. Solía ponérsela siempre, incluso si no iba bien con el resto de su ropa. De tanto mirarla con su bayeta blanca, su abuela decidió apodarla "la niña de la yurak bayeta".

 

14812 Gracias por tu reacción a la noticia Lo sentimos, ya has reaccionado a la noticia Something Wrong. Please try again. 3

¿Cómo te hizo sentir la noticia?