‘Me decían que corro mucho y que parecía una ardilla’, Rosalba Chacha

¿Encuentras esto de ayuda?

Su mirada lo dice todo. Es una de las deportistas que nunca se dan por vencidas ya que tiene claros sus objetivos de vida. Actualmente es la monarca sudamericana de maratón.

Su registro de competencia fue de 2 horas, 35 minutos y 29 segundos, logro obtenido en la ciudad de Buenos Aires-Argentina, en septiembre de 2018.

Rosalba Chacha cruzó la meta llorando de la emoción, mientras era abordada por la cadena de televisión ESPN. “Siento mucha felicidad. Esto va para Dios, mi familia y mis entrenadores”, afirmó.

Este triunfo, uno de los tantos obtenidos, lo considera el inicio del camino para buscar un cupo a Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Sería su tercera cita, luego de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016.

Ella sonríe, y fuera de una lesión producto del esfuerzo realizado en aquella competencia, afirma que cumplió consigo mismo y con su equipo de trabajo.

Busca crecer su nivel
Rosalba nació en la ciudad de Ambato, vive en Quito y compite en cualquier parte donde pueda hacer crecer su nivel y vivencias dentro del atletismo.

Salió del vientre materno hace 35 años, su afición por el deporte lo descubrió cuando tenía nueve años. “Ahí comencé a competir, estaba en la escuela Antonio Nariño”, comenta. Tras un lapso, sus ojos se ensombrecen con un brillo de melancolía.

La atleta ecuatoriana compitió en la maratón de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, colocándose en 83ª con un tiempo de 2:40:57. Foto: COE


Cree firmemente que es una de esas personas que se alimentan de los momentos duros, mientras más difíciles, más fuertes son. “

En el año 2001 un auto la atropelló, estaba entrenando en Fundeporte (sur de Quito), se ejercitaba ya que se presentó la oportunidad de competir fuera del país.

“Estaba muy ilusionada, estaba saliendo cuando sentí que me empujaban, no recuerdo más, desperté cuatro horas después en una clínica, me estaban limpiando las heridas”, narra agachándose y con la voz un tanto apagada.

A Rosalba lo que le estremeció fue no volver a ser la de antes, no soportaba mirarse lejos de una carrera.

“Estuve mal todo un año, no podía pararme, lloraba mucho, no iba a quedar igual que antes, por suerte me rehabilité, mis piernas volvieron a responder”, dijo volviendo a levantar la cabeza.

Su actual esposo Jaime Catota, quien en ese entonces también era atleta y que ahora está retirado debido a una lesión de meniscos, la acompañó en todo momento, motivándola y brindándole su apoyo.

Se declara admiradora de Martha Tenorio (otra de las figuras del atletismo nacional). “Sigo adelante y Martha siempre es y será mi inspiración”, señala.

Sus entrenamientos siempre han estado bajo la supervisión de figuras como: Juan Araujo, Paúl Ricaurte y Rodrigo Guerra.

La trayectoria deportiva de Rosalba Chacha encierra muchos logros obtenidos tanto a nivel local como internacional.

“Hoy me siento bendecida pues tengo mi profesión, tengo a mi familia y mi escuela de atletismo para niños, donde les inculco el amor por el deporte y las satisfacciones que este te entrega”. (D)

 

¿Encuentras esto de ayuda?