Inty Gronneberg, un predestinado a la ciencia

¿Encuentras esto de ayuda?

El científico ecuatoriano Inty Gronneberg decidió su destino por la ciencia a temprana edad. La ingeniería y la invención fueron sus pasatiempos.

Un vecino curioso y la decisión de estudiar en el Instituto Técnológico Superior Central Técnico de Quito fueron decisivos en su vida. Tenía entonces 11 años.

Inty sintió curiosidad por el artefacto artesanal que construyó su vecino. Se trataba de una especie de catapulta diseñada para lanzar pequeños papeles.

“Me llamó mucho la atención. Cuando pregunté me dijeron: él es estudiante del Central Técnico”, recordó.

A pesar de su corta edad, decidió con madurez elegir una carrera técnica. En retrospectiva, Inty siente orgullo de haber estudiado en el colegio técnico más antiguo del Ecuador.

Tras ser parte de la presidencia del Consejo estudiantil del Central Técnico, el joven ingeniero consiguió una beca para estudiar en la Universidad de las Fuerzas Armadas (ESPE).

El inventor ecuatoriano lidera su empresa tecnológica llamada Ichthion. Dirige a su grupo académico en la Imperial College London desde principios de 2017.

Inty ganó la mención “Inventor del año 2018 Latinoamérica” por sus tres formas innovadoras de recolectar desechos del mar: Azure, Cobalt y Ultramarine El reconocimiento se lo otorgó la revista MIT Technology Review en español.

Las lomas del sector del Olivo Alto son el recuerdo más vivo de su niñez en Ibarra. Sin embargo, toda su infancia la vivió en Quito.

Inty Andrés Gronneberg Ipiales nació en Imbabura el 6 de marzo de 1984. Su madre, María Ipiales, fallecida en noviembre de 2004, se dedicaba a la abogacía.

Su padre, Jorgen Gronneberg, es de origen noruego. Vino al Ecuador en 1982 para trabajar como ingeniero meteorólogo en la central hidroeléctrica Agoyán.

(I)

¿Encuentras esto de ayuda?