El papel de lo digital remece la educación

¿Encuentras esto de ayuda?

En un aula de clase, la herramienta de escritura sobre la pizarra ha evolucionado desde el siglo XX con la tiza y el marcador hacia el siglo XXI con el lápiz óptico. No obstante, las unidades educativas no terminan de apropiarse de los recursos que facilitan una revolución del aprendizaje principalmente por razones económicas y culturales.

En la actualidad, visualizar el contenido de un texto gracias a un proyector, ¿puede disminuir o erradicar el uso del libro físico?

digital-papel-1Fabricio Gómez, vicerrector del Colegio San José La Salle, comenta una experiencia que lo llevó a aceptar la necesidad de familiarizarse con la tecnología. Revela que hace siete años se pasó haciendo un cuadro sinóptico en el pizarrón y un estudiante, que no había copiado nada en el cuaderno, se levantó y tomó una foto con su celular.

“En ese momento yo me quedé pasmado. (...) Ahí entendí que era urgente cambiar esa metodología”, revela Gómez al tiempo de anunciar que “ya estamos pensando en implementar textos digitales. Esa va a ser la solución”.

De ahí en más, decidió elaborar contenidos para proyectar en Power Point, Prezi o PDF, los cuales envía al correo electrónico. Menciona que desde hace cinco años se empezó a adquirir pantallas digitales adaptadas en cuatro laboratorios: Matemáticas, Biología, una sala de usos múltiples (Literatura, Ciencias Sociales y Religión) y otra de cómputo.

El Vicerrector, quien aspira a tener pantallas digitales en todos los paralelos, argumenta que “es difícil llevar a los estudiantes a un monumento, a un lugar donde de pronto se desató una batalla, pero por la realidad aumentada es más fácil”.

Ricardo Ortega, vicerrector del Colegio Vicente Rocafuerte (VR), precisa que el Gobierno nacional entrega el 80% de los textos, pero considera que “estamos perdiendo la lectura; en algún momento van a desaparecer los libros (físicos), pues ya estamos en la era de la lectura digital”. “Es una decisión política que debe nacer del gobierno”, apuntó.

Los proveedores de los textos, las editoriales, están migrando a lo digital. "Si yo antes te compraba un libro, ahora te tendré que comprar una licencia. Es decir, tú me vas a seguir vendiendo", describe Ortega al sintetizar que no habría nada de ventaja si se puede entrar a la internet y encontrar la información que se ofrece sin necesidad de comprarla.

El uso del correo electrónico, ¿provocará la eliminación de las tareas en cuadernos?

digital-papel-3David Bayona, vicerrector del Colegio Domingo Comín, aseguró que una tablet podría resumir la lista de útiles escolares, porque el estudiante tendría todos los libros y apuntes de todas las materias. “Lo único que habría que ver es de qué manera eso te garantiza a ti que el niño asimile correctamente el aprendizaje”, dijo, con reservas, Bayona.

Ángela Fajardo, rectora del Colegio Domingo Comín, precisó que se tenía pensado que 2.580 estudiantes tengan su tablet individual, pero el costo frenó la iniciativa.

Por otro lado, Gómez pide tareas a través de correo electrónico. “Mandamos la tarea y a veces las maletas son muy pesadas y perjudica un poco la columna”, precisa.

Además, “aún hoy tenemos compañeros que van caminando con las carpetas”, contrasta. Incluso hay acuerdos ministeriales que regulan el peso de la mochila.

Ortega, revela que para evitar copias en los deberes, los docentes piden la consigna manuscrita.

Wendy Colat, docente de Informática en el VR, puntualiza que las tareas no son tan fáciles de pedir por correo porque no todos tienen la misma disponibilidad tecnológica. No obstante, en estos casos “se les debe de dar más tiempo porque no es como que ellos lo hacen en el cuaderno y lo entregan al siguiente día o a los dos días, porque muchos no tienen computadoras”.

Colat revela que el promedio de estudiantes por aula es de 40, del cual “todos tienen celular, pero solo dos o tres conexión a internet”.

La presentación de calificaciones en plataformas digitales, ¿desterrará la entrega de la libreta de notas en papel?

digital-papel-5

Respecto a la libreta de notas Gómez asevera que “ya las calificaciones no tenemos que ponerlas en un acta, sino en una plataforma”, lo que ha facilitado mucho la tarea docente. De hecho, Ortega señala que en su institución educativa “ya se suspendió la libreta de calificaciones (en papel)”.

Las lecciones y evaluaciones, ¿dejarán de ser escritas?

digital-papel-4Víctor Rivera, docente de Religión en la Unidad Educativa Montepiedra, señaló que actualmente el colegio capacita a docentes y a padres de familia en nuevas tecnologías para poder incorporar aplicaciones gratuitas como Socrative, cuya finalidad es el soporte en el aula. Socrative puede ser usada para retroalimentaciones y evaluaciones mediante quiz, lo que aumenta la motivación y participación del alumnado.

La perspectiva apunta a poder tomar evaluaciones y lecciones desde los celulares del estudiantado. Así se ahorraría papel, dinero y sobre todo tiempo al maestro en calificar las pruebas y al estudiante en ver sus notas.

Y los apuntes en general, ¿ya no serán registrados con pluma?

digital-papel-2

Gómez afirma que “es muy costoso el uso de la tableta electrónica” como reemplazo del cuaderno de borrador. Además,“hay que entender la economía (limitada) de las familias de nuestros estudiantes para incorporar la tecnología en las aulas”.

Así también, Bayona manifestó que “todavía estamos en un proceso de adaptación y no tanto por el estudiante, porque ellos son nativos, sino por nosotros los adultos, los docentes, porque nos cuesta migrar a ese uso tecnológico”. (I)

 
¿Encuentras esto de ayuda?