Galápagos, paraíso sensible al cambio climático

Flickr Medios Digitales/Archivo
¿Encuentras esto de ayuda?

El cambio climático puede incidir en el equilibrio de las especies endémicas que coexisten en el Parque Nacional y Reserva Marina de Galápagos. De ahí la necesidad de adoptar medidas para impedir la degradación del hábitat de la provincia insular del Ecuador. 

El océano alrededor de las islas Galápagos se ha estado calentando desde la década de los 70. Este fenómeno ha sido confirmado en un estudio publicado en febrero de 2018 por la Universidad de Arizona (EE.UU.)

Las investigaciones confirmaron que las temperaturas oceánicas regionales aumentaron casi 0,2 grados centígrados por década.

La energía renovable en las islas encantadas

Ante este problema ambiental, Galápagos es un ejemplo para los países en desarrollo. La provincia reduce emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera (CO2), debido a los proyectos de energía renovable desde el  2007.

Un 16% de la energía utilizada en todas sus islas es generada por varios sistemas renovables. “Todos los proyectos de energía renovable están enfocados a preservar”, afirmó el expresidente ejecutivo de Elecgalapagos, Marco Salao.

Proyecto de Sistema Híbrido en Isla Isabela. Es una central térmica y planta fotovoltaica, con 3024 paneles solares, que genera anualmente unos 1.4GWh. Foto: Cortesía Elecgalápagos 

Existen dos parques instalados en la isla de Baltra y en San Cristóbal. La inversión aproximada en este proyecto eólico fue de $ 20 millones.

El parque eólico de Baltra ha generado casi 12 gigavatios, ahorrando 820 mil galones de combustibles en casi tres años. El sistema provee casi un 16% de la energía necesaria en la Isla de Santa Cruz y Puerto Ayora.

Menos plásticos y mayor conciencia ambiental

El Consejo de Gobierno de Régimen Especial de Galápagos (Cgreg) lanzó este 2018 la campaña “Galápagos sin plásticos de un solo uso”. Se aspira a que la ciudadanía se apropie de esta iniciativa.

Desde mayo de 2018, los establecimientos públicos, privados y ciudadanos residentes en las islas no pueden utilizar sorbetes en toda la provincia. Desde julio, se aplica la misma estrategia con las fundas plásticas y usos de espuma flex.

Se utilizan controles locales en cada isla a través de comisarías y puntos de comercialización de estos plásticos. “Queremos que Galápagos dé ejemplo al mundo, como en muchos temas, aunque queda mucho por hacer”, dice Lorena Tapia, presidenta del Cgreg.

Galápagos fue proclamado Patrimonio de la Humanidad en 1978. Su mayor fuente de ingresos es el turismo, al recibir como promedio cada año a más de 200 mil visitantes nacionales y extranjeros. (I)

 

Flickr Medios Digitales/Archivo
¿Encuentras esto de ayuda?