Ambientalista ecuatoriana aplica el desarrollo sostenible desde casa

Valeria Cadena de la Espriella, CEO de Ambiente Internacional
20112 Gracias por tu reacción a la noticia Lo sentimos, ya has reaccionado a la noticia Something Wrong. Please try again. 3

¿Cómo te hizo sentir la noticia?

En los últimos años, jóvenes ecuatorianos se están involucrando cada vez más en generar cultura de protección ambiental. Estas iniciativas pretenden crear un camino de desarrollo sostenible  en el país con técnicas y prácticas que se inicien desde los hogares.

Valeria Cadena de la Espriella es una de estas jóvenes. Estudió ingeniería ambiental en la Escuela Politécnica Nacional y actualmente es CEO de Ambiente Internacional.

Sus principales intereses son el cambio climático y el recurso hídrico. Tiene experiencia en educación ambiental con comunidades y escuelas. 

Apasionada con la difusión del conocimiento ambiental a través de tres programas radiales y redes sociales. Es miembro fundador de Green Science. Además, es promotora de proyectos nacionales vinculados con la educación superior.

Estos son algunos de los consejos que Valeria practica en su hogar y que pueden ser útiles para disminuir nuestra huella ambiental y la contaminación que podemos generar directa o indirectamente en nuestras casas.

 

EVITA CONTAMINAR EL AGUA CON ACEITE

 

El aceite es uno de los productos más comunes en una cocina. Diversos estudios afirman que una gota de aceite contamina gran cantidad de agua si está en contacto con ella. Además, es potencial contaminante del suelo, flora, fauna e incluso del aire.

Como ciudadanos, es vital comprender que nuestras acciones diarias tienen consecuencias directas sobre el entorno. Por este motivo, es necesario considerar las acciones que podemos realizar para disminuir el impacto negativo sobre el medio ambiente. 

¿Alguna vez te has preguntado qué hacer con el aceite usado de la cocina?

Jamás consideres echar el aceite al lavabo, ya que obstruirás las tuberías y contaminarás el agua. En primera instancia, considera reutilizarlo en las próximas ocasiones que cocines. De esta forma, se consumirá por completo y así evitarás la carga de aceite en las plantas de tratamiento de aguas residuales.

Como segunda opción, es recomendable almacenar el aceite frío en un envase hermético. Además, es importante que lo etiquetes “Aceite de cocina” antes de desecharlo. Mantén el recipiente a temperatura ambiente mientras termine de llenarse por completo y tengas una cantidad considerable.

Consulta sobre los puntos de recepción de aceite de cocina usado cercanos a tu vivienda y déjalo en dicho lugar. Puedes realizar la búsqueda de los puntos limpios en la página web del municipio de tu localidad.

Finalmente, podrías contactarte con entidades que gestionan el aceite en un centro de acopio especializado, dándole el tratamiento adecuado. Dichas entidades recogen aceite a escala doméstica, comercial e industrial. Con el aceite recolectado, las empresas pueden fabricar biocombustibles.

Si llevas a la práctica estos consejos, evitarás la alteración del ecosistema y tendrás prácticas ambientalmente responsables.

AHORRO DE AGUA EN CADA DESCARGA DEL INODORO

 

Por cada descarga del inodoro se consumen alrededor de 6 litros de agua. ¿Sabías que existe una forma para evitar el consumo de parte de esa agua?

Si aplicas la siguiente técnica, fácil, rápida y segura, podrías ahorras hasta 1 litro y medio de agua.

El método consiste en colocar una botella llena de agua o arena dentro del tanque del inodoro. De esta forma, la botella ocupará el volumen del agua que vas a ahorrar en cada descarga.

Los pasos son sencillos:

  • Llena una botella de 1.5 litros de agua o arena y ciérrala correctamente.
  • Acude al baño en el que aplicarás esta técnica.
  • Cierra la llave de paso y descarga por completo el inodoro.
  • Retira la tapa del tanque del inodoro. Introdúcela de tal manera que se encuentre al otro extremo de la bomba.
  • Abre la llave de paso y permite que se llene el tanque del inodoro.

De esta forma, la aplicación del método ha terminado. Ahora puedes proceder a descargar el tanque y en cada descarga ahorrarás agua. El procedimiento lo realizas una sola vez durante un año. ¡Imagina cuánta agua podrías evitar consumir durante un año!

Si estimamos un número de descargas diaria de 5 veces, entonces el ahorro sería 7.5 litros por día, 225 litros mensuales y 2737.5 litros anuales.

Si aplicas esta técnica en tu hogar, aparte de tener un ahorro en tu factura del agua, contribuirás con el ahorro del recurso hídrico.

 

EXPERIMENTA LA TÉCNICA TAKAKURA

 

Partiendo del hecho de que las ciudades generan varias toneladas de basura al día y que parte de la basura orgánica podría ser reducida en un gran porcentaje si los ciudadanos harían compost, ¿alguna vez has oído sobre el Takakura?

El Takakura es un tipo de compost desarrollado en Indonesia, con este método los microorganismos descomponen la basura orgánica y la convierte en abono de una excelente calidad. El Takakura tiene la ventaja de ser un método rápido, fácil, económico y además no genera olores desagradables. 

Elaborar Takakura consiste en tres etapas:

Primera etapa

Se deben realizar dos soluciones, una de sal y otra de dulce.

Solución de sal:

Coloca en un botellón de 3 a 5 litros de capacidad: 1 litro de agua, cáscaras de frutas, cáscaras de verduras y sal hasta que esté muy salado.

Solución de dulce:

Coloca en un botellón de 3 a 5 litros de capacidad:  1 litro de agua, 3 cucharadas de levadura, ¼ queso, ¼ vino, 1 vaso de yogurt y azúcar hasta que esté muy dulce.

Deberás esperar 7 días para que los microorganismos se multipliquen. No tapes este botellón, ya que los microorganismos generan gas y si está cerrado, al abrirlo podría explotar.

Segunda etapa

Pasados los 7 días, añade las dos soluciones preparadas anteriormente en una caja de plástico. Coloca en la caja de plástico:  2 kg de aserrín o de cáscara de arroz, 1 funda de harina, 1/2 kg de manto del bosque. Mezcla con una pala toda la muestra y asegúrate que no esté ni muy seca ni muy húmeda. En caso de estar muy húmeda, aumenta aserrín o cáscara de arroz. En caso de estar muy seca, agrega agua.

Coloca papel periódico sobre toda esta mezcla, de tal forma que no queden espacios abiertos. Esto ayudará a que suba la temperatura y crezcan aún más microorganismos.

Al cabo de 5 días, tu Takakura debe tener una capa de hongos en la superficie. En esta etapa puede haber olores desagradables, por lo que se recomienda realizarla en el exterior de la vivienda.

Tercera etapa

Cubre el interior de una caja de plástico con huecos de aproximadamente 60 cm x 40 cm cartón. Coloca la mezcla final de takakura dentro de la caja. Pica tus desechos orgánicos en pedazos pequeños (de 1 cm aproximadamente). Remueve la mezcla con una pala pequeña para oxigenar a los microorganismos.

Coloca la caja sobre algo que la separe del piso 3 o 4 cm con el fin de permitir el ingreso de aire.  Además, deberás colocar periódico y tela sobre la caja y poner un elástico alrededor para asegurarla tela.  De tal forma, no se permitirá el ingreso de bichos en el Takakura.  

¡Tu Takakura está listo para ser utilizado!

Podrás colocar la basura orgánica de tu hogar todos los días o mínimo una taza a la semana, todo lo que se pudre fácilmente, a excepción de huesos, tusas de maíz, conchas, semillas de aguacate, cáscaras de plátano y desechos inorgánicos como plástico, papel, cartón, metal, etc.

Recuerda siempre controlar la humedad de la mezcla, mantenerla tapada permitiendo el ingreso de aire y removerla.

Tu Takakura puede durar años si la sabes mantener, ya que los microorganismos siguen reproduciéndose y descomponiendo tu basura orgánica. En aproximadamente 3 meses ya puedes tener abono para 3 plantas. (I)

También te puede interesar
Valeria Cadena de la Espriella, CEO de Ambiente Internacional
20112 Gracias por tu reacción a la noticia Lo sentimos, ya has reaccionado a la noticia Something Wrong. Please try again. 3

¿Cómo te hizo sentir la noticia?

También te puede interesar