05/6/2020

Áreas protegidas: un laboratorio natural para medir la salud del planeta

Foto: Archivo El Telégrafo
24360 Gracias por tu reacción a la noticia Lo sentimos, ya has reaccionado a la noticia Something Wrong. Please try again. 1

¿Cómo te hizo sentir la noticia?

En los últimos años las áreas protegidas, como mecanismos de protección y conservación de espacios naturales con una importante riqueza biológica, ambiental y cultural, han tomado relevancia a nivel mundial por los bienes y servicios ecosistémicos que proveen para las ciudades y las zonas rurales.

Estos lugares además garantizan la protección de miles de especies de flora y fauna, habitan pueblos ancestrales, situación que constituye el pilar fundamental para ampliar estas zonas naturales de conservación.

Nuestro país, con una superficie de 256.370 km2, equivalente al 0,17% de la superficie total del planeta, alberga a más del 11% de todas las especies de vertebrados terrestres.

Esta característica le ha permitido ser considerado como uno de los 20 países más biodiversos del planeta, los cuales poseen el 75% de todos los animales vertebrados y plantas en tan solo un 10% del territorio mundial.

Esta particularidad ha motivado a la implementación de una política pública para la protección efectiva de espacios con un alto nivel de biodiversidad en nuestro país, a través del Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

Esta iniciativa cuenta con 59 áreas protegidas distribuidas en 18,4 millones de hectáreas que representan el 20,29% del territorio terrestre nacional y el 12,07% del territorio marino nacional.

Al producirse la crisis sanitaria mundial por la covid-19, el Ministerio del Ambiente y Agua cerró las actividades turísticas y de visita a las áreas protegidas del Estado, con el fin de salvaguardar la salud.

Esta situación no impidió que el personal de las áreas protegidas del Ministerio del Ambiente y Agua continúe con su labor diaria de velar por la protección del patrimonio natural del Ecuador, bajo estrictas medidas de bioseguridad.
 
De forma ininterrumpida, los guardaparques realizan patrullajes en los límites de las áreas protegidas, con el objetivo de evitar el cometimiento de delitos ambientales como la cacería, pesca, invasiones y acciones humanas que pudieran causar incendios forestales.

Además, se ha realizado monitoreo permanente de la flora y fauna silvestres que habitan en estos espacios. 

Esto permitió que, desde el mes de abril, al cumplirse los primeros 15 días del confinamiento, los guardaparques a nivel nacional reportasen el avistamiento de especies como venados con sus crías, osos de anteojos, cóndores, entre otras, en zonas de las áreas protegidas en las que por la presencia de los visitantes no era común observarlas. Medios Digitales (I)
 

Foto: Archivo El Telégrafo
24360 Gracias por tu reacción a la noticia Lo sentimos, ya has reaccionado a la noticia Something Wrong. Please try again. 1

¿Cómo te hizo sentir la noticia?