El Misterio de la puerta 12

El 23 de junio de 1968 es la fecha más negra que existe en el fútbol argentino. Hace ya más de medio siglo fallecieron asfixiados en escasos minutos 71 aficionados de Boca Juniors.

Esto sucedió cuando los hinchas se disponían abandonar el estadio Monumental de River, pero se encontraron con las puertas de salida cerradas.

Aquella Liga de 1968 se llamaba torneo Metropolitano. River y Boca se enfrentaron en el estadio de Núñez. El marcador del cotejo fue 0-0.

El choque ya había tenido sus problemas antes de comenzar, ya que el pitido inicial se demoró 10 minutos.

Esto sucedió debido a que Amadeo Carrizo se negaba a jugar hasta que Ángel Clemente Rojas le devolviera la gorra, fetiche del portero.

Cuando los hinchas de Boca abandonaban el estadio tras el pálido empate, se encontraron con la salida de la puerta 12 cerrada.

El caos se apoderó de ellos por la cantidad de personas que iban amontonándose, por lo que la mayoría falleció aplastadas por los propios hinchas que bajaban a cientos.

71 personas fallecieron en esa tarde. Medio siglo después que sucedieron estos hechos, aún no se sabe con exactitud que es lo que desencadenó la avalancha de personas.

La versión más creíble de todas las que se especulaban en ese momento es aquella en la que decían que no se habían retirado los tornos del acceso.

En el accidente fallecieron 71 personas. El promedio de edad de los fallecidos era de 19 años. Foto: bocajuniors.com.ar

50 años después de esos acontecimientos aún se desconocen las causas reales que hayan causado esa barbarie. El promedio de edad de los fallecidos era de 19 años.

La AFA y los sus clubes afiliados llegaron a un acuerdo para indemnizar a las familias de todas las víctimas del hecho.

Unos 35 millones de pesos (el equivalente a unos 100.000 dólares de esa época) se otorgó a los familiares de las víctimas con la condición de que firmaran y no reclamen judicialmente ninguna otra indemnización.