04/10/2019

'El sonido de la montaña me enamoró', Carla Pérez

Foto: Carla Pérez
21637 Gracias por tu reacción a la noticia Lo sentimos, ya has reaccionado a la noticia Something Wrong. Please try again. 3

¿Cómo te hizo sentir la noticia?

La montañista ecuatoriana Carla Pérez, quien en 2016 logró su hazaña de “estar muy cerca del cielo” sin oxígeno artificial en la cumbre del Everest y en el K2, hoy busca nuevas rutas de 8.000 m sobre el nivel del mar, en el continente asiático.

Con 36 años, la escaladora —de 1,60 m y 55 kg— espera abrir nuevas rutas en montañas de 7.000 m y 8.000 m con el apoyo de los escaladores ecuatorianos Iván Vallejo y Esteban Mena, con quienes descubrió la pasión por las alturas.

Pérez confiesa que los volcanes y cumbres se convirtieron en su refugio espiritual desde temprana edad, 14 años. Y es que, en su adolescencia, Pérez quedó fascinada por un documental de Vallejo que narraba una expedición en la cumbre más alta del mundo, el Everest, ubicado en la cordillera del Himalaya en Asia, a 8.848 msnm.

Pérez, que tiene claros los efectos de la altura en la duplicación de glóbulos rojos, la poca circulación de la sangre y la falta de oxígeno en el cerebro, se aventurará a explorar caminos que le recuerden cuando sintió que topaba el cielo encaramada en la cumbre más alta del mundo.

En 2009, Pérez se convirtió en la primera latinoamericana en escalar la pared sur del Aconcagua en Argentina, considerada una de las más difíciles y peligrosas del mundo; solo cuatro mujeres lo han logrado.

En dicha expedición vivió momentos desesperantes junto a Vallejo, que ahora tiene 58 años, y Mena, porque no subieron por la ruta más conocida que, según ella, es “superfácil”, sino por la pared sur, que tiene 3.000 m de desnivel. De acuerdo con la montañista, en el mundo han ascendido al Everest alrededor de 9.000 personas, 160 de ellas sin tanques de oxígeno, y de entre ellas, 7 fueron mujeres.

Camino hacia la cumbre

Carla fue una montañista precoz. A los 4 años ya coronaba su primera montaña, el Pasochoa (a 4.200 msmn).
Ya sabía que su meta de vida era subir altas montañas, es así que a los 16, ya había coronado el Chimborazo más de una vez y a los 25, el Aconcagua, junto a los montañistas Joshua Jarrín y Esteban Mena, subiendo por la terrible pared sur.

Ésta última fue una expedición en la que, según Carla, se cometieron errores que pudieron haberle costado la vida. No llevaron suficiente comida y Carla comió poquísimo. Perdió 12 kg en 6 días. La hazaña de volver con vida, sin embargo, llamó la atención de Iván Vallejo, quien les invitó a formar parte de su equipo de montañistas “Somos Ecuador” en 2010. A partir de ese momento, el sueño de llegar al Everest y a otras montañas se fue materializando.

 

 

“A veces la montaña te pone situaciones en la que tú misma aprendes lo que necesitas”, reflexiona. Ese momento tan crucial de su vida, la empujó a seguir adelante y cumplir sus sueños. Años más tarde, Subió el Cho Oyu –una expedición que duró un mes – completamente sola y sin oxígeno para prepararse para el “grande”, y recuperar su confianza. Y después, ese 23 de mayo, extenuada y aferrándose al poco oxígeno que le quedaba en el cuerpo, llegó a la cumbre que tanto anhelaba.

Entrenarse para la hazaña le ha tomado varios años, aunque Carla hace un cálculo distinto: “son dos décadas desde el momento en que, a los 14, se plantó la semilla de este deporte”, señala. / Medios Públicos (D)

Foto: Carla Pérez
21637 Gracias por tu reacción a la noticia Lo sentimos, ya has reaccionado a la noticia Something Wrong. Please try again. 3

¿Cómo te hizo sentir la noticia?