Problemas del planeta son mucho peores que hace 25 años, dicen científicos

Foto: Archivo

Los animales están sufriendo como resultado de las actividades humanas, y están desapareciendo a un ritmo sin precedentes.

Veinticinco años después de que científicos de todo el mundo lanzaran una "advertencia a la humanidad" sobre los peligros para el medio ambiente, un nuevo llamado publicado el lunes dice que casi todos los problemas del planeta son ahora "muchos peores".

Más de 15.000 científicos de 184 países firmaron la carta, titulada "Advertencia de los científicos del mundo a la humanidad: un segundo aviso", publicada en la revista BioScience.

La versión inicial, lanzada en 1992 por la Union of Concerned Scientists, contó con el aval de 1.700 expertos.

Desde entonces, recrudecieron casi todas las principales amenazas al medio ambiente, en particular el aumento de la población mundial, que ha sumado 2.000 millones de personas desde 1992, un incremento de 35%, de acuerdo con la actualización del documento.

Entre las otras amenazas clave se cuentan el calentamiento global y las crecientes emisiones de carbono por el uso de combustibles fósiles, así como las prácticas agrícolas insostenibles, la deforestación, la reducción de las fuentes de agua dulce, la pérdida de vida marina y el aumento de las zonas oceánicas muertas.

Los científicos destacan que es "especialmente preocupante" que el mundo continúe en el camino hacia "un cambio climático potencialmente catastrófico debido al aumento de los gases de efecto invernadero por la quema de combustibles fósiles".

Los animales están sufriendo como resultado de las actividades humanas, y están desapareciendo a un ritmo sin precedentes.

La carta enumera 13 medidas que deben tomarse, incluida la de hacer más accesibles los métodos anticonceptivos, acompañando una "estimación de un tamaño de población humana sustentable y avalado científicamente a largo plazo, al tiempo que se aúnan esfuerzos de naciones y líderes para apoyar ese objetivo fundamental".

Otras medidas incluyen la promoción de dietas basadas en vegetales y de la energía renovable, al tiempo que se eliminan los subsidios para combustibles fósiles.

 

Además, sugieren la necesidad de reducir la desigualdad de las riquezas, así como que "los precios, los impuestos y los sistemas de incentivos deben tener en cuenta los costos reales que los hábitos de consumo imponen a nuestro medio ambiente".

Por otra parte, debe declararse como reservas naturales protegidas "una significativa proporción del planeta", y erradicarse el tráfico de especies silvestres y la caza furtiva ilegal. (I)

Lectura estimada:
Contiene: palabras
Visitas: