'Don Alfonso' rompe cada día su propio récord

Lectura estimada:
Contiene:
palabras
Visitas:

“Me avisas Carlos”, le dice Alfonso Espinosa de los Monteros al periodista argentino Carlos Montero, antes de empezar el programa ‘Derechos Reservados’.

‘Don Alfonso’, como se lo conoce con respeto y admiración, es el presentador de televisión con más años de permanencia en la historia. “No esperaba durar tanto”, confiesa

Camina a paso lento, tranquilo, sin prisa. Viste un traje gris y una corbata verde. Su ropa no tiene ni una arruga. Sus zapatos, negros de charol, brillan en el estudio. Es una celebridad, todos llegan a verlo.

El “profesor de periodistas” (como lo anuncia Montero) es presentado con efusividad. No oculta su sonrisa. Antes de empezar se toma unos minutos para conversar con su colega extranjero, preguntarle sobre su carrera, interesarse en él.

Lee también: Carlos Montero compara a Janet Hinostroza con Cameron Diaz

En cinco décadas se volvió la cara representativa del Ecuador. “Usted es un símbolo, como el escudo, un pedazo de la bandera”, fueron palabras que recordó de un migrante con el que habló en Europa.

Una leyenda del periodismo ecuatoriano

Aunque se lo digan seguido, ‘Don Alfonso’ no se siente una leyenda. “Soy una persona común y cualquiera”, se define el ganador del Récord Guinness en 2014. Sin embargo, en ‘Derechos Reservados’ no hubo invitado que llamara más la atención que el periodista ecuatoriano.

En cada corte comercial llegaban al ‘set’ muchas personas para verlo. Todos aguardaban que terminara la grabación para pedirle una foto. Era difícil. ‘Don Alfonso’ tenía poco tiempo (en el estudio), antes de regresar al canal donde trabaja.

Con vergüenza y presionados por los productores, los seguidores del presentador le quitaban minutos a cambio de esa fotografía tan anhelada. Lo abrazaban y él, con la misma sonrisa, posaba ante la cámara.

Una vida dedicada al periodismo

Que hablen de su edad no le molesta. Que le digan “viejo” le da risa. Prefiere eso, pues es lo único que, en su opinión, le podrían decir. “Mentiroso o ladrón, no soy”, sentencia.

Cada oración que pronuncia está cargada de reflexión y sabiduría. Cuenta su vida, el inicio de su carrera periodística y, claro, su relación con el poder. En múltiples ocasiones le ofrecieron candidatizarse. Nunca aceptó.

“El mejor campo donde podía hacer cosas por mi país era el periodismo y nunca me despegué de él”, declara. Esta profesión no la siente como un sacrificio. Es el oficio que lleva en sus genes.   

Ser despedido es una realidad de la que nadie está exento. El propio Carlos Montero tuvo que retirarse hace unos meses de CNN. Pero ‘Don Alfonso’, con risas, recalca que la frase “gracias, lo echamos” todavía no la ha tenido que escuchar. (I)