Exvicepresidente argentino, acusado por corrupción, salió en libertad

FOTO: EFE

El exvicepresidente argentino Amado Boudou (2011-2015) salió hoy en libertad después de que la justicia del país anulara la prisión preventiva en dos causas por supuesta presentación de facturas falsas y por lavado de dinero.

El Tribunal de apelaciones de la Cámara Federal ordenó esta mañana excarcelar a Boudou, en un fallo al que tuvo acceso Efe, en el proceso que investiga las facturaciones de gastos en viajes al exterior cuando fue ministro de Economía (2009-2011), tras haberlo hecho este jueves en el caso de enriquecimiento ilícito mediante lavado de dinero, las dos causas que lo mantenían en prisión preventiva.

En declaraciones a medios al salir de la cárcel, Boudou denunció que "el sistema está dando la vuelta a la presunción de inocencia, y tiene que ver más con el escarnio que con la justicia", y aseguró que "el poder judicial está haciendo abuso", en relación a los múltiples casos de kirchneristas que están detenidos.

El exvicepresidente también dijo estar "muy convencido de lo que fueron los gobiernos de Néstor Kirchner (presidente en el periodo 2003-2007) y los dos de Cristina (Fernández, presidenta en 2007-2015)".

En el fallo en que ordenó su "inmediata" liberación, el Tribunal de Apelaciones cuestionó la prisión que había ordenado el juez de primera instancia; en línea con lo sostenido por la defensa de Boudou: "No se daban las condiciones para una detención de la noche a la mañana de una persona que lleva sometida a proceso cinco años", afirmó su abogado, Eduardo Marañona, en el canal TN.

La Cámara valoró que en ese tiempo Boudou siempre se presentó ante la Justicia al ser requerido, y rechazó la justificación de la prisión, razonada por el juez de instrucción, con base en "relaciones residuales o influencias fundadas en los cargos públicos que ocupó en el pasado", y que podrían poner en peligro la investigación.

Acerca de las supuestas facturas falsas, la defensa de Boudou consistió en aseverar que él no manejaba ese asunto y que lo delegaba en otros funcionarios.

"Él era ministro de Economía y en esa condición iba a reuniones del G20 y se reunía con ministros de todas partes del mundo, imagínese si iba a estar pendiente de si se pagaba esto o lo otro, o si se daban facturas", sostuvo su abogado. (I)