Embarazo psicológico tuvo la mujer de Guayaquil

K2_MiéAM-05E_Mayo-0500RMayAM-05_0C4



María Fernanda Zambrano Reyna, de 33 años, tuvo un embarazo psicológico. La mujer de Guayaquil fue encontrada el martes 15 de mayo deambulando por las calles de la ciudad.

Desapareció el lunes 14 de mayo, cuando, según sus familiares, sintió antojo de kiwi y salió a comprarlo en una tienda de su barrio. Luego de eso no volvió a su hogar.

Su esposo Adrián contó que no se llevó ni celular ni documentos personales.

María Fernanda confesó que no sabía cómo decirle a su familia que no estaba embarazada.

Lea además: Encontraron a mujer embarazada deambulando en Guayaquil

En su casa tenían la cuna y ajuar rosado para las niñas. Ya que la mujer afirmó que estaba embarazada de gemelas.

Según el parte policial, la mujer se atendió en el hospital del IESS de Los Ceibos en Guayaquil. Allí recibió controles prenatales. Dijo a su familia que allí debía practicarse una cesárea al mediodía del martes 15 de mayo.

Incluso, el lunes antes de desaparecer afirmó a su esposo que sentía contracciones. Su marido llegó a la casa para llevarla antes al hospital, pero no la encontró.

La  doctora Carmen Amelia Salazar Carranza, de la Especialidad de Gineco-Obstetricia, informó al personal policial a cargo del caso que la mujer se atendió el miércoles 2 de mayo, en donde le realizaron un examen médico general.  

La doctora Salazar manifestó que la paciente no se encontraba embarazada y que su diagnóstico en la última atención médica fue de amenorrea de 26 semanas (ausencia de menstruación) y cervicitis (proceso inflamatorio agudo o crónico del cuello uterino).

Lea además: Huyó de su casa en Guayaquil, porque no quería confesar que no estaba embarazada

Además en el diagnóstico se detectó infección de vías urinarias, diabetes mellitus y pseudociesis.

Esta última enfermedad es un embarazo psicológico. Se produce cuando una mujer cree estar embarazada sin estarlo realmente y presenta, además, la mayoría de los signos y síntomas gestacionales por su deseo de ser madre.

Los especialistas médicos  le realizaron un examen de sangre . El resultado del embarazo fue negativo.

Su esposo Adrián habló con la mujer, quien le contó que no sabía cómo contarles la noticia, sobre todo porque ya habían comprado cuna, ajuar y biberones para las niñas.

Incluso ya tenían el nombre para las pequeñas. Iban a bautizarlas como Adrianas. (I)

Te recomendamos